viernes, 24 de marzo de 2017

Borrachos Caseros de toda la Vida



Ingredientes:

1 kilo de harina de fuerza
150 gramos de azúcar
150 gramos de mantequilla
20 gramo de sal
50 gramos de levadura fresca
Dos huevos
450 Ml  de agua templada
1 huevo para pintar

Para el almíbar:

1 Kilo y medio de azúcar
900 Ml de agua

Después de emborrachar:

1 sobre de preparado en polvo para cobertura trasparente de tartas
250 Ml  de agua o licor de manzana
2 Cucharas colmadas de azúcar
2 Sobres de azúcar vainillada

Preparación:

En un bol calentar el agua que no pase de los 45ºC. Deluir la levadura, la sal, azúcar, mantequilla en el agua caliente y incoorporar lo huevos batidos. En otro otro bol ponemos la harina tamizada haciendo un volcán y añadir la mezcla del agua. Amasar muy bien y dividir en tres trozos iguales. Nos queda una masa muy elástica y ligera. Si vemos que está demaciado blanda, ir añadiendole un poco de harina.  
Preparamos la bandeja del horno con papel vegetal cogiendo todos los bordes. Hacer tres barras de pan y colocarla en la bandeja separadas entre sí. Batir un huevo y pintar por toda la superficie. Dejar reposar durante más de dos horas hasta que doble su volumen fuera del horno.
Cuando veamos que ya esta casi duplicado su volumen, vamos calentando el horno a 200ºC arriba y abajo, y si tenemos ventilador mejor.
Cuando lo queramos meter en el horno lo bajamos a 190ºC y lo dejamos cocer a media altura en la posición de abajo unos 25 minutos aproximadamente.
Cuando veamos que va cogiendo un color doradito, lo sacamos del horno y dejamos enfriar.
Mientras vamos preparando el almíbar. Coger y hervir el agua junto el azúcar durante unos 10 minutos. 
Mientras se enfria un poco el almíbar, cortamos el bizcocho en dos trozos horizontalmente y luego en ocho trozos iguales cada barra. A mi me salierón 24 trozos. Y es a gusto de cada uno.
Una vez cortado a trozos, llegó la hora de bañar en el almíbar aún caliente y sin quemarnos.
Vamos sumergiendo cada trozo en el almíbar unos 40 segundos para que el almíbar penetre bien y lo vamos poniendo en una rejilla para que vayan escurriendo. 
Una vez hecho todo el proceso, si queremos lo pintamos con la gelatina que vamos a preparar.
Coger  y poner 250 ml de agua en un cazo y añadir el sobre de preparado para tartas y el azúcar. Diluirlo muy bien. Lo ponemos en el fuego y sin dejar de remover hasta que espece y burbujee. Rapidamente  los pintamos un par de veces y a dejar enfriar.


 
Pintadas con huevo y a dejar reposar.

 
Pasada más de dos horas, aquí vemos que ha duplicado su volumen.
 
 
Cocido y dorado, a esperar que enfrie.
  

Resultado final.